La Cruz de Ceniza

La cruz de Ceniza

 

La muerte impiadosa ataca
a los recónditos hijos de Aracataca
Macondo perdido en la selva se eterniza
América Latina pierde su gran sonrisa
Las imágenes pueblan mil veces mi alma y mi retina:

Las riñas de gallo, la muerte
El viejo gigante atado al árbol
Los gitanos, Melquiades, el hielo
Las esteras voladoras, los imanes
Las guerras perdidas, los exilios
La soledad implacable de Aureliano
El eterno tazón de café negro
La clarividente ceguera de Úrsula
La pianola, Rebeca; Pietro Crespi
La mano vendada de Amaranta
Las mariposas que anuncian su llegada
La ascensión de Remedios la Bella
La calle de los turcos, las putas de Francia
La inquieta sangre de Arcadio
La risa colosal de Pilar Ternera
El galeón español en medio de la selva
La compañía bananera y su cerca
Las parrandas eternas del segundo Aureliano
La huelga general, el cuarto con hombres invisibles
Los trenes de soldados, los trenes de cadáveres
La enfermedad de la memoria y sus carteles
La eterna lluvia, los pescaditos de oro
Los Aurelianos y sus cruces de ceniza
La rígida Fernanda detrás de las cortinas
Los pergaminos, otro Aureliano, la profecía
El niño con cola de puerco
el viento, la selva, las hormigas…..

Ha muerto el padre corpóreo de nuestra fantasía
Se ha ido Gabriel Garcia Marquez, único, solido, irrepetible
Nos queda Gabo, etéreo, inmortal y colectivo.
Todos llevamos su cruz de ceniza….

 

 

M.D.L

04’14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s